Viviendo Las Telayas

A la vuelta de la esquina están las fiestas de mi pueblo Puerto de Vega, esos días en los que duermo mal, la vida se tiñe de blanco y pañoletas de colores, de cabezas gigantes y de vino. Esos días en los que los pelos están de punta y las hormigas bailan su “paso jira” por mi estómago, desde el 07 hasta el 10 tras estirar mucho la goma, la soltamos, para llegar a todo, para sentirlo y vivirlo todo.