Amplia habitación de vacaciones

Buenos días y bienvenidos a mi casa. Hoy os abro las puertas de mi habitación, la habitación de vacaciones, la principal, en una serie que llevará dos post, el primero de ellos, este que estás leyendo, tratará  simplemente la decoración en si, quizá un par de trucos 😉 El Segundo entrará en el orden y organización de esta estancia ya más en detalle; cajones, perchas, bajos de la cama y esas zonas algo complicadas.

Esta es, además, casi una presentación en toda regla de mi idea de decoración, está sin terminar del todo porque hay alguna que otra cosita que quizá cambiaré en un futuro pero ¿qué es sino el espacio un lugar de cambio? hay que dejar que respire para poder meter sutiles cambios con el paso del tiempo, o al menos esa es mi visión de los espacios.

Habitación matrimonial

Vamos a ello. Según remontas una puerta corredera tabiquera (una de mis elecciones preferidas tengas o no tengas espacio en casa) te encuentras unos grandes ventanales. Primera prueba de fuego que he tenido que superar y que aun no está para nota.

El espacio en el que nos encontramos era una zona totalmente diáfana, tengo pendiente ese post sobre la obra para que entendáis realmente lo que os estoy comentando. Toda la planta superior de la vivienda era diáfana y nosotros, pensando en un espacio independiente para tener intimidad y en tener una habitación extra para un tercer hijo o invitados, decidimos destinar esa zona a nosotros al completo, convirtiéndola en una habitación con baño y salita.

Las ventanas de esa zona estaban así, tres ventanales rectangulares a cada lado y tres velux, uno de ellos en una esquina de el lado sur, otro en el techo en el hueco de escalera y otro en un extremo del lado norte.

Decidimos destinar toda la zona sur a hacer una amplia habitación con vestidor, entre otras cosas porque a mi me gusta dormir la siesta en la cama y me encanta que me entre sol por la ventana incluso en invierno.

La habitación mide unos 20 m2 y se divide en tres zonas, de las ventanas a la derecha encontramos el vestidor, a la izquierda una pequeña zona de zapatos y sillón donde dejar cosas y a la izquierda pegado a la puerta, el dormitorio propiamente dicho.

Las raras y asquerosas aunque bonitas (perdón por la expresión) ventanas no tienen persianas así que tuve que poner cortinas de noche, en principio no encontraba nada que pudiera encajar en esa extraña medida, ¡incluso mire de poner unas contraventanas que se plegasen! pero al final conseguí con bandalux que me hiciera unas cortinas de noche para las dos pequeñas, que además van con unas cortinas de día pegadas con velcro, y en la zona del medio puse una cortina noche-día. Ahí es donde tengo aun mi caballo de batalla, queda un triángulo que no me lo tapa absolutamente nada y estoy dándole vueltas a ver como hago, por ahora meto un trozo de cortina de noche de otra habitación en el hueco por las noches y lo quito por las mañanas. Un rollo vamos.

Como ya no lo veréis en otras fotos os diré que frente a la cama tengo una coqueta de 1.20 de alto (+-) en donde tengo la televisión. Yo veo la tele, para que nos vamos a engañar, las casas en las que ves un montón de espacios libres de televisión son monísimos pero yo no podría vivir en ellos porque a mi me encanta ver la tele, no veo tele publica pero me encanta tumbarme a ver películas y series y creo que eso no hace mal absolutamente a nadie y quisiera yo saber cual es el % real de esas casas sin teles que no la ven nunca ¿o la ven en sus respectivos iPads…?

Compré las mesitas de tres cajones, como la coqueta, los tres elementos son de un mismo juego y lacados en un tono salmón muy clarito, las manillas son largas y de acero cromado brillo, me gustan mucho aunque quizá sus cajones son poco profundos y yo, en este caso, tengo mis cremas del día a día y mis calcetines y bragas (me encanta esa palabra) en la mesita de noche.

Las lamparitas no son iguales, solo busqué que fueran blancas de tulipa pero nada más, llegaron a mi y son de esas cosas que cambiaré algún día, pero no mañana.

La cama, un colchón de firmeza alta de pikolin está sobre canapé lacado en blanco y tiene un cabecero en polipiel blanco que ocupa todo su ancho. La cama es de 1.80 x 2.00 metros.

En este momento, al tratarse del verano tengo una colcha blanca brillo y un juego de sábanas, almohadas, cojines y cuadrantes comprado en Zara Home.

Siempre tengo un plaid a los pies, a veces es una colcha y otras una manta de pelo, dependiendo de la época del año, como me gusta dormir en la cama me tapo con ella pero además creo que decorativamente queda estupendo a los pies de la cama.

La alfombra mide de ancho 80 cm más que la cama, me gusta meter la alfombra bajo el canapé y que sobresalga unos 40cm por cada lado y unos 50/60 por delante, me da la sensación de calidez sin el problema de tener que andar colocándola porque al estar fuera se mueve. Odio las alfombras que se mueven de su sitio y este método es perfecto para que no se mueva jamás. ¿Cómo la limpias? solo limpio lo que se ve, lo que está bajo el canapé muere ahí y lo que se ve lo limpio cada cierto tiempo con un aspirador de agua.

A la derecha de la cama tengo un sillón bajo antiguo, estaba en el desván de casa de mi madre y cuando me mudé a mi primer piso me lo llevé, mi madre lo odiaba y está sin arreglar, tengo que tapizarlo nuevamente y arreglar el bajo que está roto pero te puedes sentar y es muy cómodo. Es un diseño anónimo español de los años 60, una joya.

Para el velux que está justo encima tengo una cortina de noche y una mosquitera está en camino.

A la derecha de esa zona no se ve pero tengo un banco zapatero a la vista.

El banco es lo último que he comprado para la habitación junto con el reposapiés gigante que hay en la zona de vestidor, los compré ambos en Ikea la semana pasada. Notaba la necesitada de un piecero a los pies de la cama además me encantan y por las circunstancias de mis anteriores habitaciones no había tenido espacio para ponerlo, en esta llevaba tiempo con ganas de uno pero quería algo muy ligero y liviano, algo que pudiera mover con facilidad porque el canapé es abatible y tengo mantas, sábanas y pijamas debajo.

Cuando vi la colección Stockholm de Ikea me enamore instantáneamente, pienso que sólo se nota que es de Ikea por las patas, que son tremendamente bastas, es lo que menos me gusta pero lo cierto es que no miro mucho para ellas. Es de ratán y fresno natural y se nota, es duro, compacto, huele a gloria y se le ve potente en sus fibras. Ellos consideran que es una mesa de centro pero como yo no uso de eso (cuando lleguemos al post del salón veréis porqué) pues me pareció que era el piecero perfecto.

Para no alargar tanto este bloque os hablaré de la zona de vestidor tras las siguientes imágenes.

Por falta de dinero tuve que hacer el vestidor yo misma con piezas de Ikea ya en su día. Siempre quiero hacer un vestidor bueno a medida y luego siempre me echo atrás, se lo pediría a mi tío pero ya no ejerce de ebanista así que me da cosa meter a otra persona que no va a trabajar a su altura y la mía, un día por otro lo fui dejando y la verdad que excepto porque estéticamente deja mucho que desear, estoy contenta con mi vestidor de la casa vacacional.

Se divide este en dos zonas muy concretas, la primera es la que tiene la pared recta a techo, la facilona y luego tenemos la zona que va abuardillada, la chunga, la que tuve que cortar ¡a mano con una sierra! madre mía cada vez que me acuerdo… menuda odisea para ponerlo recto yo sola, un mueble de más de 2 metros, lo pasé fatal.

Como maridin tenía serios problemas con los abuardillados, he de decir que fui yo la que me empeñé en hacer esa zona arriba y que él dijo siempre que vale pero que el no quería tener que agachar la cabeza ni una sola vez así que su zona está en la parte no abuardillada, así como la ducha y su seno del baño, jeje.

La zona de mardin se divide en un alto para chaquetas y camisas, una balda extraíble para corbatas y otra para la ropa de playa y un bajo con pantalonera de dos pantalones por percha.

Arriba dejamos un pequeño espacio para maletas y seguido a eso hay un mueble destinado a ropa doblada, todo lleno de cajones, los dos más altos en cristal y el resto ciegos y unas baldas con cajas donde metemos diversas cosas como sudaderas o ropa de estar por casa.

Haciendo esquina tenemos un mueble con barra alta para abrigos y vestidos y luego está mi zona, con una barra para camisas y chaquetas y una pantalonera como la de maridin. Sobre esa zona tengo dos cajas donde guardo los bolsos.

A su lado, esta temporada que nos hemos venido a vivir aquí y tenemos mucha ropa, he metido una coqueta baja que tenía de cambiador en la habitación de babylucia en Gijón, lo que hice fue meterle organizadores y guardamos la ropa de deporte y los complementos como fulares, biquinis o cinturones, sobre ella tengo dos cajas enormes con los zapatos joya y de vestir de maridin. Y al lado de todo esto, otro zapatero visto.

Para rematar, siempre me encantó esa zona de vestidor con otomana o con un puf donde poder sentarte o dejar la ropa para el día siguiente, así que busqué y no encontré nada que me convenciera hasta que apareció esta pieza en Ikea. Es un reposapiés perteneciente a un sofá llamado Kivik, mide unos 90×90 y para mi que tenía bastante espacio es perfecto. Además es totalmente desenfundable y tiene almacenaje dentro así que la manta de invierno la dejo allí.

Y ya, para darle EL TOQUE así, con mayúsculas, mi padre me hizo con mi cerezo muerto (un cerezo que plantamos cuando yo era pequeña y que no sé porqué se murió hace un par de años y con el que mi padre hizo un montón de cosas) un perchero. Aprovechó dos cosas, un trozo de madera de cerezo que moldeo y barnizó y también unas herraduras viejas de los caballos de mi hermana, las clavó con los propios clavos que se les ponen a los caballos en los cascos y !ya veis que pasada de perchero!

Notas de estilo

Mesitas, coqueta, lamparita de la derecha y cabecero de La Casa en Navia, Asturias.

Lamparita de la izquierda, piecero (aunque lo llaman mesa de centro), armario, coqueta blanca, bancos zapateros y reposapiés de Ikea España.

Ropa de cama de Zara Home.

Cortinas de Bandalux

Cortina de noche del velux, de Velux.

Alfombra de una campaña de Westwing pero no recuerdo la marca.

[dt_quote font_size=»small»]Os ha gustado mi habitación matrimonial de vacaciones? Si es así comenta, comparte, suscríbete![/dt_quote]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.