No me gusta la Navidad

El otro día en la radio creé una cosa a la que llamé el «Especial Avellaneda» y es que a la co-jefa no le gusta mucho eso de decorar la Navidad así que pensé… ¿como puedo yo conseguir que ponga mona su casa de Navidad sin que se note que es «de Navidad«?

De esa forma, con 4 toques en algunas estancias tu casa puede tener ese aire festivo sin que te dé un patatús cada vez que entres en el salón.

Vamos a ver como poner la Navidad cuando no me gusta la Navidad.

1. Entrada

Pondremos en la entrada una corona, puede ser la que queráis pero para darle un aire que no sea excesivamente navideño yo os recomiendo esta corona de hortensias maravillosa que puede ser realizada en una floristería, en vuestra vivienda o comprada en una tienda. Vamos a colgarla en la puerta de casa.

En el espejo de la entrada o en el quicio de la puerta, con washitape colgaremos un poquito de muérdago, lo venden en las floristerías por estas fechas y nos recuerda no solo aquello de los besos sino mil cosas más ya que el muérdago está muy unido a la cultura celta.

Por ponernos un poco en situación, el muérdago era sagrado para los antiguos druidas, un bien para todo mal, físico o mágico. Aparte de combatir la arteriosclerosis y la tensión arterial, se le atribuía el poder de proteger y curar de forma mágica. Lo consideraban un símbolo de paz y un poderoso amuleto protector, además del símbolo de la masculinidad, como contraposición al acebo, que era el símbolo de la femineidad. Según una antigua superstición, se colgaba sobre las cunas de los niños, para evitar que las hadas los robasen y los sustituyeran por otros. Hay leyendas que dicen que sus poderes mágicos provienen de que fue creado como un elemento que no era del cielo ni de la tierra, ya que sus raíces no tocan nunca la tierra, pero tampoco se sostiene por sí mismo en el aire. De ahí la costumbre de recogerlo sin permitir que caiga al suelo, y de colgarlo del techo.

El muérdago se utilizaba mucho en las festividades asociadas al final del año celta, hacia el 1 de noviembre, Samhain, y del solsticio de invierno. Con la aparición del cristianismo, entre el pueblo, siguió siendo considerado un buen augurio para sus poseedores, siempre que se hubiera cortado con la debida reverencia, pero su fuerte simbología pagana hizo que cayera en desuso, salvo en lo que se refiere a la tradición «romántica». Ya en la antigüedad, se consideraba que besarse debajo de un árbol con muérdago hacía durar el amor o incluso podía iniciarlo. Ése es el significado de la costumbre actual de besar a la pareja debajo del muérdago (colgado normalmente del dintel de una puerta o del techo, a falta de un roble o una encina): se supone que hace perdurar el amor. Así que ala, ¡todos a besarse como locos bajo el muérdago!

2. Salón y comedor

Centro de mesa: vamos a poner una bandeja de madera pequeña con una vela en forma de pino, puede ser grande o pequeño pero siempre que sea proporcionado a la bandeja. Para darle cuerpo vamos a meter una guirnalda, puede ser de ramas de pino o de hiedra o, incluso, nos valen unas ramas de eucalipto enano de nuestro ultimo ramo, añadiremos para rematar el conjunto o un par de velas pequeñitas de color rojo (pueden ser sencillas, con forma de seta…) o dos figuras del árbol que te gusten como un trineo, un pingüino, unas bolitas de nieve, un alce o unos cascabeles rojos.

Librería o consola: aqui vamos a poner una guirnalda verde con adornos, vamos a usar la típica que es como de hojas de pino y podemos comprar la que tiene nieve y piñas, la que solo tiene piñas o incluir las piñas nosotros mismos, otra opción es coger un adorno de árbol y ponerlo en el centro de la guirnalda colgando, como un alce o un corazón de metal.

3. Cocina

Vamos a usar una corona para la ventana, podemos volver a tirar de La Corona tipo hortensias o tirar de las sencillas que es un simple bastidor de metal fino con algunas ramas tipo eucalipto enano. Las hay de forma redonda o incluso con forma de estrella y son muy sencillas pero muy vistosas. La gracia es que este tipo de coronas no tienen, como veis en la foto, el adorno por toda ella sino solo en una cuarta parte.

Lo pegaremos con un poco de washitape roja o lo podemos colgar con cable transparente o pegar con «no mas clavos».

También podríamos poner ese tipo de corona en la campana si la tenemos panelada, queda de maravilla y si tenemos chimenea yo metería una en ella sin dudarlo.

Y debajo os dejo una versión de la chimenea.

4. Habitación o pasillo

Y para terminar un toque en nuestro pasillo o habitación, sencillo y discreto, un calcetín rojo o blanco con pompones, o incluso de los que son de tartán (cuadro escocés).

Con esto dejamos una zona que a priori no está decorada, con un toque navideño hogareño.

Debajo otra opción para la puerta de entrada.

[dt_quote type=»pullquote» font_size=»normal» background=»fancy»]ya veis que decorar la Navidad sin que parezca realmente una gran Navidad es sencillo, le damos toques a nuestra casa casi de forma disimulada sin necesidad de grandes árboles con luces, bolas de nieve, villancicos, belenes y toda la «pesca navideña».

Recordar siempre que decorar la Navidad no es solo una cuestión de fiesta sino de darle un aire nuevo a nuestra vivienda, de aportar un toque distinto que hace que nuestro hogar parezca nuevo por un mes.

Espero que os haya gustado este post, si queréis que os ayude a decorar la Navidad siempre podéis elegir una asesoría puntual para ver que comprar y donde poner el qué, os dejo enlace a ella aqui: resolución de dudas puntuales.

Si te ha gustado ya sabes, comenta, comparte, dale like si lo ves en instagram y no te lo quedes para ti, ¡cuéntaselo a todos!

Un abrazo de varios mississippis,[/dt_quote]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.