Saltar al contenido

Que espero de mi nueva maternidad

Existe un nuevo Baby boom al menos es un Baby boom instagramero aunque lo traspaso al 0.0 también.

En Instagram conozco ya a 15 mujeres que van a tener su primer o segundo bebé, algunas ya lo han tenido ahora o hace unos pocos meses (1 a 3) y otras lo tendrán después de mi, otras casi a la par. Es cierto que IG es enorme y que los casi 4.000 seguidores de LCDM tienen un % de un 98% de mujeres jóvenes “en edad de merecer” y son mamás ? pero en fin, que son muchas, eh?.

Es que sin ir más lejos conozco a 4 que están embarazadas para cuando yo y que tienen una niña o niño previo de unos 2,5 años! Si es que nos sincronizamos como en el instituto con la regla.

Bueno en fin, en el 0.0 más de lo mismo, que si mi cuñada, que si mi vecina… y es genial porque eso son niños con los que LittleH tendrá mucho en común. Además de tener a su hermana arropando y con amiguitas de su quinta hermanas de amiguitas de la quinta de LittleH. Vamos que todo son buenas noticias.

Todo esto no viene el caso de este post pero lo cierto es que tenía ganas de comentarlo.

Quedan 15 días para salir de cuentas y creo que es el momento de hacer balance y pensar en el futuro que me espera, de mirar atrás e intentar, a la vez, mirar hacia delante. Antes de que llegue toda la vorágine de LittleH y ya no pueda decir dónde dije Digo, Diego, os quiero contar que espero de mi nueva maternidad.

 

 

 

Si algo tengo claro de esta nueva maternidad son 3 cosas:

1. Voy a hacer una sesión New Born. Con BabyL me pillo el toro, no tenía muy claro que era ni dominada la cámara, así que me perdí esas fotos maravillosas de bebés de 5 días dormidos con gorritos y caras angelicales que NO me pienso perder con LittleH, ya tengo a BabyL practicando postura hermanil en el puf ¡jaja!.

2. Los rosas son mis amigos y con ellos iré al fin del mundo. Esto ya lo sabéis si habéis visto el post con la nueva habitación de BabyL y estuvisteis viendo en Instagram los preparativos de la de littleH. Si hay algo de lo que arrepiento enormemente de mi primera maternidad fue no haber dejado fluir por ahorrar. Yo quería un Ernesto e hice todo para poder tener cosas unisex. Pero si hasta los biberones los compré azules en vez de rosas. Y la ropa… mira que Luci está guapa de beige pero mi pobre pequeña no debió tener un vestido rosa hasta los 10 meses. Esto ya está en fase de solución, Ernesto no llego, no sé si vendrá algún día pero no voy a hipotecar el mundo rosa y colorín por un niño no engendrado. Las habitaciones son rosas, la ropa es rosa y blanca, rosa y gris… el carro es rojo… el azul está en mi vida pero he desterrado el marrón de ella.

3. No pienso sufrir la teta como con BabyL. Si, voy a dar pecho o sacaleches más bien me temo ya de antemano, pero no voy a estar sufriendo 5 meses, llegará un momento, no sé si a los 2,3 o 4 en que esté agotada y ya no pueda más con el “fru fru”, llegará un momento en que sus tomas sean más grandes que lo que yo saque y no voy a hacer lo mismo que con BabyL, no voy a estar sacando leche como una posesa horas y horas, días y días solo para poder darle un biberón, en el momento en que lo que yo de sea inferior a lo que ella se tome en una toma, se terminó. Y no pasará nada, porque no pasa nada. Solo es mi mente la que cree que pasa. Tenéis mi post sobre lactancia materna publicado aqui.

Por lo demás creo que no cambiaré muchas cosas. Dicen que cada bebé es un mundo, yo intentaré educarlas igual, si una requiere algo distinto pues me intentaré amoldar, tengo claro que otra BabyL es complejo de tener, LittleH tiene muy alto el listón, Luci no tuvo cólicos, dormía toda la noche ya desde el hospital, no lloraba casi nada, no se quejaba si estaba cagada o meada, no tenía mucha demanda ni costaba dormirla o que se quedase tranquila en su cunita. Se dormía en cualquier parte y nunca tuvo ni uña enfermedad ni tuve, en dos años y medio largos, que ir al hospital o al centro de salud con ella ni una sola vez. Siempre se fue con todo el mundo sin problema (aunque yo llorase por ello) y no fue, en general un bebé ni es una niña con una alta demanda de nada.

Charrana, coqueta y lista como el hambre, pero muy buena y yo creo que lo estamos haciendo muy bien con ella.

 

 

Espero que Helena se le parezca un poco en todos esos aspectos, no niego que a veces he llorado amargamente porque mi bebé prefería ir con sus abuelas a estar en mis brazos pero fue una decisión que yo tomé, no quería una niña falda y pensaba y pienso que es mejor para ella, cada acción tiene consecuencias y a veces estas no nos gustan, aunque deban ser así. Con LittleH seré igual, y si, seguro que ella será distinta… o no.

Os cuento un secreto?

Yo estoy deseando que sea como Luci porque eso confirmará que algo hemos hecho nosotros bien, que no solo es porque la niña sea así sino que la educación y el día a día han hecho que sea como es. Si LittleH no se parece en nada ¿como puedo yo decir con la cabeza alta que es porque la eduque yo así? ¡La mayoría seguirá pensando que Luci es una santa porque nació así! Jeje. Vamos que es egoísmo total. Maridin también quiere que sea como BabyL por egoísmo, pero el suyo es más práctico, es que Luci no dio lata y nos dejaba dormir de un tirón ?.

En fin, sin duda practicaré BLW (alimentación complementaria) porque fue un acierto total con BabyL y la pasare a su habitación a los 4 meses más menos porque me gusta dormir en mi habitación y descansar. Sin duda no haré callar a nadie ni bajaré el volumen de la tele porque “el bebé se haya dormido” y sin duda la bañaré en el fregadero de la cocina. Y sin duda utilizaré alimentos ecológicos en todo lo posible, como hago e hice con BabyL.

 

 

No os voy a negar que la segunda maternidad me da miedo. Tengo miedo a que este idílico “está en posición” termine en cesárea, máxime con un maridin que te dice cosas como “seguro que tienes 20 horas de parto doloroso y encima termina en cesárea” (el es así, en fin, hay que quererle…).

Tengo miedo a que sea muy distinta, a que no me deje dormir, a tener una depresión post parto dura y larga, a que sea una niña muy demandante…

También tengo miedo por Luci, a que tenga celos, a no saber gestionarlos yo bien, a no saber cómo explicarle que no es un “juguete roto” y que para nada he dejado de quererla, a si mi corazón se dividirá en dos o se multiplicará, como suelen decir que pasa, yo no lo sé y tengo miedo a destronar a mi reina por una pequeña princesa coqueta, bonita y dulce. Ya lo sé, no tengo porque, se les quiere a todos igual, no vas a dejar de querer a una por otra, si tienes miedo es bueno porque estarás atenta para no desatenderla… y todo eso que siempre se dice pero oye, que queréis que os diga, yo hasta que no lo vea pues tengo mis miedos ahi.

También tengo miedo, ya no a perder lo que he construido profesionalmente en estos meses sino a que me dé igual, a estar tan cansada que pase, que diga “bueno, no me apetece seguir, voy a sentarme y disfrutar” porque en el fondo creo que sería un poco fracasar, aunque fuese una decisión meditada ¿tanto esfuerzo para terminar en la nada otra vez? No quiero que eso pase y reconozco que hay días que estoy tan cansada que solo el pensar en pararme 20 minutos en IG para subir una foto, dar likes y comentar me agobia.

Aparte de todo esto afronto mi bimaternidad con ilusión, deseando desalojar porque estoy agotada pero muy ilusionada, el lunes monte al fin la minicuna así que ahora si que si ya está todo listo para que venga, incluida la bolsa del hospital a la que sólo le falta meter las 4 cosas de última hora (móvil, cámara, ópticas, muda para salir del hospital mia, cargador, kindle). Solo me faltan 4 ítems en mi lista y con ellos estaré lista para cerrar la agenda y ponerme manos al bebé:

1. Bañar a Curro y a Tazi

2. Dar de alta y pagar la primera nómina de los recolectores de arándanos

3. Subir los meses de septiembre a diciembre de la agenda 10 del 2018 a “por un euro” para las que tenéis la versión escolar.

Y 4. dejar listos los post de agosto y septiembre y oye, esto último si lo dejo listo bien, sino… sobre la marcha y cuando me apetezca. Es una tarea que se puede posponer o incluso eliminar.

Bueno qué, ¿algún alma caritativa que me de un susto a ver si vamos para el hospital de Jarrio?

¿Porra?

Yo digo que nace el 28/07

Maridin el 08/08

y las amigas ahí andan, todas rondan entre el 22 y el 10.

Os animáis? No hago sorteo eh? Que me da una pereza bestial!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *