Saltar al contenido

Cobrar por respirar

Hacía ya unos días que no ponía una reflexión, jeje…

El otro día pedí un presupuesto para unos trabajos a una empresa externa, no voy a mencionar empresa ni de qué eran los presupuestos porque no quiero perjudicar a nadie, solo contaros mi caso personal.

A esto, a veces, se le llama un “post por estar quemado“.

Como algunos sabéis yo tengo algún que otro negocio y por suerte o desgracia me toca la maravillosa tarea de llevarlo completamente, digamos que mi negocio tiene un dueño, un socio y una sola persona al cargo de todo, incluidas cosas tan maravillosas como la contabilidad (queria hacienda, te odio), la dirección fiscal, comercial, de márketing, la producción… vamos que todo es todo.

Bueno, pues estas semanas pasadas andaba algo quemada con algunos de los trabajos que requiere el día a día empresarial, sobre todo cuando tus empresas no crecen al ritmo que tu quieres y de desesperas. Así que decidí que ¡oye, por probar! iba yo a pedir un par de presupuestos para unas tareas que no me gustan nada y así lo hice.

Mandé un globo sonda a mi empresa del sector de referencia, ya sé que debería haber probado con el pequeño que está desando demostrar lo que vale pero en según que cosas a mí lo que me gusta arriesgarme a ver que tal va, y esperé a que me devolvieran el globo.

Esperé 15 días, por un presupuesto, 15 días… si lo hago yo soy una vaga que no quiere trabajar o algo peor y por supuesto un “no se como espera tener nada si tarda 15 días en mandar un presupuesto…” pero ser grande es lo que tiene, que estas muy ocupado.

Llego el globo sonda esta semana y bueno… no pude no contestarles. Reescribí 3 veces el correo intentando parecer dura pero NO gilipollas que es lo que me parecía que estaban pensando de mi y al final lo mandé, creo que no fui muy dura pero si que es cierto que quizá me pasé un poco, no tengo un término medio, lo siento.

La cosa fue que yo pedí un presupuesto, por las características que tenía mi petición esperaba que mi presupuesto fuera bastante bajo, cuestión de 3 cifras al año, estaba dispuesta a llegar a 4 tras protestar enérgicamente. Pero me mandaron 4, uno por cada paquete concreto y con unas cifras de 3 ceros en cada una.

Hay una cosa que JAMÁS olvidaré, cuando llegó la crisis yo acababa de crear un negocio familiar en parte, era una ingeniería topografico-geológica y por desgracia la crisis, la inexperiencia, las discrepancias entre socios y entre socios y trabajadores así como la falta de labor comercial (sobre todo esto último) hizo que la empresa estuviera abocada al fracaso ya casi al nacer, por supuesto ahora está enterrada aunque aun no difunta; como os comentaba hay algo que nunca olvidaré y es el presupuesto llamado “precio puta”, ese presupuesto que era el único que conseguíamos nos aceptasen los clientes, despúes de haber bajado el pantalón, la camiseta, vender el abrigo y andar descalzos y sin cobrar, claro. Para que la empresa sobreviviese necesitábamos unos 10/15 presupuestos precio puta al mes, por supuesto no llegabamos y el trabajo de cada uno nos llevaba casi una semana, inviable vamos.

Entiendo que no todo el mundo es capaz de aceptar el mandar un “presupuesto precio puta” pero no entiendo que te intenten tomar el pelo.

Yo realizo habitualmente el trabajo que quise que me presupuestasen, y sé el tiempo que lleva hacerlo y el trabajo que da o deja de dar, sé las horas que vas a echar y sé todo lo que hay y no hay que hacer, lo que pasa es que estoy muy harta de hacerlo, por eso busqué un presupuesto.

Pero lo que no puede ser es que intenten estafarte, que por parpadear te intenten cobrar 4 cifras me parece una sandez además de una brutal falta de respeto.

Pienso, que quizá la persona que se puso a hacer ese presupuesto no se molestó en leer detalladamente ese mail que me costó 30′ escribir en el que especificalba, uno por uno, todos los puntos concretos que habría que hacer y el tiempo que tardarían en hacer el trabajo.

Pienso, también, que quizá esa persona no sabía con quien hablaba, no tenía claro que la persona que pedía el presupuesto estaba ella misma ya realizando ese trabajo y por esas dos razones pasó los precios que pasó.

Podría entender que considerase que su trabajo tiene un precio A y que algunos de los puntos que yo pedía costaban ese precio A pero no puedo entender que me cobren cuando no hay trabajo.

Uno de los negocios que tengo es de inversión, la empresa en cuestión no tiene más que un capital que invirtió en otra y que está ahi, parado, sin más. No tiene apuntes contables, ni fiscales (más alla de los estrictamentes necesarios “negativo cero/sin actividad), no tiene labores comerciales, de producción o de clientes o proveedores, no tiene nada de nada. 4 cifras. 4 cifras por nada de nada… ¿no os parece una tomadura de pelo?

Llevo muchos años dedicada a los negocios, de lo más variopintos la verdad, y he visto presupuestos de todo tipo pero esto… me pareció tal tomadura de pelo como el presupuesto sanitario que me mandaron hace unos años, al que también respondí que me parecía un timo.

Tenía que compartirlo con vosotros, disculparme, pero estoy tan enfadada, me duele tanto tener que hacer cosas que no quiero y a la vez no poder subcontratarlas porque no podría pagarlas ni aunque ganase millones y me duele tanto pensar que me toman por una estúpida que no sé lo que cuesta el tiempo.

Tengo claro que hay una diferencia increible entre una gran empresa y una pequeña, la primera y la que marca la diferencia son los costes fijos, la grande tiene muchos empleados, una gran oficina, coches, teléfonos, etc, y la pequeña… bueno la pequeña soy yo, sola, me lo guiso y me lo como y por tanto mis costes fijos son muy pequeños así que cuando le pido un presu al grande sé que lleva aparejado un % de costes fijos que una pequeña no tendría pero ¡¡¡un 80%!!!

 

Si, la siguiente pregunta es: bueno, ¿y ahora porque no se lo pides al pequeño? pues porque no me fio, porque el trabajo es delicado y si pasa alguna cosa lo voy a pagar yo, tanto en el caso de la gran empresa como de la pequeña pero para estar nerviosa pensando si lo harán bien prefiero hacerlo yo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *