Saltar al contenido

La primavera la savia altera

Llega la primavera, o al menos eso dicen… mira que no tenía pensado yo quejarme pero es que aquí llueve que jarrea, ya la gente te saluda con un “vamos a salir con branquias”, para que veáis como está el panorama Astur.

Bueno, a lo que vamos, la primavera la savia altera y nos da por salir a la calle, hacer planes, replantearnos nuestros objetivos, comenzar una operación biquini y mil cosas más. A mi este año me ha dado por volver a llenar de verde mi casa.

Yo siempre he tenido plantas en casa, reconozco que había muchas más de hoja que de flor pero siempre hubo. Desde que maridin llegó a mi vida como el trasiego entre Pto. de Vega y Gijón se volvió mayor fue dejándolas y algunas (muchas) se me murieron. Otras se las cargó ya hace años el gato -que le encantaba comérselas- y no llegué a renovarlas, bueno, como muchas otras cosas, así mis acuarios pasaron al trastero o a otras manos -uno lo vendí, el otro me resisto-.

Total que este año y tras la “fiebre del Green” del año pasado en Instagram he decidido que yo también tengo derecho a ser más Green y a tener mi casa llena de verdor.

Estas son las plantas de que ya disponía aparte de dos Begoñas que maridin me regaló un San Valentín de los primeros de novios y que siguen vivas y coleando.

Además ya contaba en mi vivienda de Pto. Vega con otra orquídea pero grande y me compré otra plantita con puntos blancos en las hojas que no se como se llama (soy un desastre para ello), en unos días añadiré a esta colección una serie de plantas que, por algún motivo que desconozco ya que no recibí aviso alguno al hacer la compra, no me trajeron en mi pedido desde Ikea, donde las había metido (cara de cabreo extremo).

Pero mi idea es meter una especie de Kentia, una Monstera y un par de plantas colgantes tipo hiedra o crasa tanto en el salón como en mi despacho pues tengo unas librerías que quedan como a 1,50 y 1,80 de altura a las que les van a ir genial.

Una de las plantas grandes va para ese despacho también y la otra para el baño, ¡hasta el Feng Shui recomienda tener plantas en el baño! y yo que tengo ventana, ni me lo pienso.

Además, en todas las ventanas tengo cornisas por afuera así que en ellas tengo desde hace años puestos geranios que se me dan bastante bien y son fáciles de cuidar. Tengo que renovar sólo la jardinera de BabyL y la de la cocina que tenía plantas de invierno que estas últimas condiciones climáticas a lo bestia se cargaron definitivamente, imagino que fui poco previsora, debí haberlas tapado.

Pero ¿la fiebre del green para que sirve en decoración, que es de lo que nos ocupa este post?

Beneficios

[dt_vc_list]Existen múltiples beneficios para tener plantas y flores en casa, vamos a ver un resumen de ellos para que no os lo penséis ni un minuto más.

  • Oxigenan el ambiente: es sabido que las plantas desprenden oxígeno por el día así que ¡que mejor que un ambiente oxigenado para nuestra vivienda!
  • Producen un estado relajan: dan sensación de bienestar, de descanso, tranquilidad y, por tanto, te dejan una sensación positiva tanto mirarlas como cuidarlas.
  • Mejoran nuestra salud: como purifican el ambiente y lo revitalizan pues nos ayudan a nuestra salud.
  • Reducen el ruido: yo esto no lo sabía pero actúan como pantalla reduciendo el ruido exterior, ¿que cosas, no?
  • Ayudan a nuestra piel ya que al humedecer el aire hace que nuestra piel esté más hidratada.
  • Ayudan en el trabajo: dicen los expertos que tener plantas en el despacho hace que estemos más relajados y por tanto más receptivos así que aumenta nuestro rendimiento laboral y se reduce el estrés y como oxigenan el ambiente pues contribuyen, también, con nuestro nivel de concentración. ¡vamos que ya estás tardando si no pones una planta en tu despacho, o 10!
  • Genera satisfacción, mejora la autoestima y adornan: cuidar un ser vivo y que no se te muera genera un subidón y las plantas lo hacen tan sencillo… si no eres una “mata plantas” de libro seguro que sabes de lo que te hablo. Ya ni te cuento cuando comienzas a sacar esquejes, hijos y a tener nuevas plantitas que salen de tus propias plantas.
  • Son el toque perfecto para tu decoración adaptada al Feng Shui: como el Feng Shui nos dice que es bueno tener la casa en tonos claros y tierra, el verde de las plantas y el color de las flores son perfectos para darle ese contrapunto tan necesario para que una vivienda pase de anodina a divina.
  • Y para terminar un extra: si eres adicto a la fotografía y te está dando por mejorar tu técnica en fotografía macro o quieres mostrar unas fotos de los interiores de tu casa dignas de cualquier influencer con un mínimo de estética, ¡no hay nada mejor que una planta para retratar y pijotear en casa con la cámara!

[/dt_vc_list]

Cómo podemos decorar con plantas

Aquí os dejo algunos trucos para que os resulte más sencillo.

Hazte con una serie de macetas por grupos: si vas a poner un grupo de plantas en la misma habitación unifica las macetas o al menos busca que sean de tonos parecidos, no muy estridentes y cercanos al resto de elementos decorativos, cuanto más leve sea su color más destacará la planta que vaya en ella. Además te recomiendo una serie de soportes para que no tengas que ponerlas todas sobre una mesa, un banco, una peana, un armario, una maceta de las altas que vienen como en un soporte de hierro o incluso una mesa metálica al lado de la ventana o un taburete te servirán.

Busca grupos con distintas alturas: de esto ya hablamos en otros post deco, lo bueno de los grupos son las alturas, ellas son las que dan sensación de movimiento a la par que de uniformidad, busca por ejemplo un grupo de 3 (nuestro número mágico) que tengan 3 alturas distintas, ubica la maceta más grande con la planta mayor en la parte de atrás y las otras dos delante, una más adelante que la otra.

Prueba un jardín vertical: algo así quise crear yo con estos pequeños jarrones con cactus que, aunque son artificiales, de cerca dan bien el pego. Si además colocas alguna hiedra o cualquier planta con caída te quedará un jardín vertical digno de cualquier plant lover.

Mezcla con otras piezas green: por ejemplo puedes mezclar con láminas de hojas, de insectos, con fotografías realizadas por ti de naturaleza y con textiles como cojines verdes o con grandes hojas que están muy de moda este año y con mantitas. Si están en una cómoda o una mesa alejada de donde haya textiles prueba con las láminas en la pared y añade algún artículo relacionado, puede ser un bicho antiguo en cerámica, un animal de porcelana, una caja de fibras naturales o incluso una serie de libros de jardinería y plantas de interior con un bonito pisapapeles para mantenerlos a raya.

Mira, se me ocurre un escenario, que pena que no pueda recrearlo: piensa en tu cómoda del salón o incluso en la mesa de centro, vamos a usar un par de cosas que están de moda: tirando de la tendencia raw -de la que os hablaré, junto con otras, la semana próxima- pon una aloe pequeña en una maceta de unos 20 cm de alto y añade 2 macetas pequeñas (de unos 10cm de alto) con crasas o cactus, son tres plantas muy fáciles de cuidar y muy vistosas. A esto añade una base de madera redonda con campana de cristal y dentro de ella busca una pieza singular, por ejemplo un escarabajo de porcelana o una garza de metal… Debajo de esa campana pon 3 libros con lomos bonitos, de jardinería o plantas de interior para que el conjunto tenga sentido o de decoración. ¡ya lo tienes! Si encima me dices que tu mesa es de tonos tierra y está decapada o con pintura a la tiza ya ¡para que quieres más!

Recuerda usar maceteros de texturas naturales: piedra, madera, cestas… siempre que uses una cesta te aconsejo que la maceta interior sea de barro cocido y que tenga plato, así su peso hará que la cesta no ceda y además conseguirás que la planta no se estropee ¡ni tu suelo ni la cesta! y busca que la cesta no tenga la boca muy pequeña para que la tierra respire bien.

Por donde empiezo

Y ahora la pregunta del millón ¿qué pongo que me dure y sin ser tan exagerado como para convertir mi casa en una urban jungle sin saber si puedo mantenerlas vivas?

Pues he estado indagando por aquí y por allí y ahí van las 20 plantas perfectas para una vivienda normaluca.

  • Gerbera: es sencilla de cuidar y será un toque de color vivo para cualquier zona con sus grandes flores.
  • Areca: si vives en cualquier otro sitio que no sea el norte de España puedes tener esta planta, libera humedad al ambiente así que a tu casa le vendrá de perlas y como es tipo palmera no tiene grande cuidados, quitar las hojas muertas y regar poco.
  • Aloe Vera: una de las peculiaridades que tiene es que libera oxigeno por la noche así que es perfecta para contrarrestar los efectos de dormir 4 en una habitación cerrada ¿no te parece? además de sus consabidos beneficios naturales y medicinales.
  • Hiedra inglesa: he leído por ahí algo que me dejó enamorada perdida, mira que yo nunca fui de hiedras pero ahora no puedo no tener al menos un par, por lo que se ve esta clase de hiedra (al menos esta) elimina el 94% de las toxinas del aire y el 78% del moho en suspensión en ¡solo 12 horas! vamos que es perfecta para zonas con humedades y para los que sufrís alergias, además de ser excelente para esas estanterías altas pero no demasiado que requieren un plus con una planta colgante ¿no os parece?
  • Espatifilo: yo tengo una, se me olvidó ponerlo antes, por cierto, y tengo que cambiarle el tiesto porque la pobre está algo apretada en el que tiene, me la regaló mi amiga Alejandra Nuño cuando nació BabyL y ahí esta, hermosa ella. Siempre hubo alguna por mi casa y lo cierto es que cuando se murieron -por lo que fuera- no las repuse, es una planta sencilla, que no necesita casi cuidados y que además no requiere mucha agua, crece hermosa y tiene unas bonitas flores blancas y dicen que libera humedad al ambiente y recoge toxinas así que es un todo en uno.
  • Sansavieria: es una planta de hojas largas que nunca me dio mucho más pero que decorativamente es muy agradecida, requiere muy pocos cuidados y en una maceta alta o en peana puede hacer que tu pasillo pase de insulso a divino, además requiere luz indirecta así que esas zonas son perfectas para ella.
  • Cactus: cualquiera aunque yo tengo preferencia por las bolas con pinchitos, a mi madre siempre le encantaron y me lo pegó a mi. Sencillos de cuidar, los posas sobre una superficie con agua una vez cada 15 días y ellos recogen lo que necesiten, puedes plantarlos juntos en una especie de terrario o maceta baja y grande o mantenerlos en pequeñas macetas para regarlos así como yo te digo.
  • Calathea: Se convirtió el año pasado en la planta de moda, todo el mundo quería una y todo el que la tenía la sacaba en su cuenta de instagram, yo, que soy tardía en modas y que me mudaba, llego tarde a esta tendencia pero sin duda va a llegar a mi vida de hoy a 4 días.
  • Azalea: flores bonitas, delicadas y una planta que no tiene mucho misterio siempre y cuando tengas dos cosas en cuenta: que el plato de debajo de la maceta siempre tenga agua y que esté en una zona fresca, así que si vives en el sur… deja las azaleas para el norte!.
  • Potos: otra de esas plantas facilonas donde las haya que yo he tenido en tiempos inmemoriales. No requiere casi cuidados, mejor si está en una zona alta para que pueda caer y ser podada de vez en cuando. Verde, hoja ancha y resultona.
  • Gomero: si piensas en una silla de bambú o de caña y en una zona bien iluminada seguro que la planta que aparece a su lado en el suelo es un Gomero, hoja ancha y una altura considerable la hacen perfecta para compensar una zona con muebles bajos o para una pequeña pared con un cuadro o dos en vertical.
  • Tradescantia: es una planta verde con ramas granate, sus hojas hacen como rallas de color verde y blanquecino y las puntas y trasera son como las ramas, de tono granate, requiere luz directa así que es perfecta para el salón y que la riegues a menudo pero a cambio te regalará unas preciosas y pequeñitas flores rosas en primavera.
  • Orquídea: yo tengo dos, ya lo hablamos, una mini y una grande, todos los años me recompensan el amor que les doy con dos floraciones y la pequeña este año me ha dado un hijo que aun tengo que separar y plantar (por cierto), son delicadas pero no de trato, un poco de agua, esperar siempre a que seque el fondo o como maridin que las riega “a su manera” y tiende a dejarla un rato que vaya chupando. Aquí tenemos una guerra porque son mías pero él decide regarlas de forma distinta a mi, por ahora no hemos tenido bajas pero os contaré que las dos plantitas iguales que veis en la primera foto las compré por una apuesta, él decía que a mi se me mueren las plantas y yo que es mentira, compré dos iguales, están en el mismo sitio y cada uno de nosotros cuida la suya, la de él esta casi seca del todo y no creo que recupere… ¿quien mata las plantas, decía?
  • Menta y hierbabuena: genial para la cocina, huele estupenda y además repele a los mosquitos, o eso dicen. Dicen lo mismo de los geranios y yo que tengo todas las balconeras llenas sigo matando mosquitos por el verano.
  • Albahaca: otra aromática para la cocina, genial para tus ensaladas de queso y tomate y muy agradecida de cuidar, yo siempre tengo una rondando por el jardín pero se da bien en casa si tiene buena luz. Dicen que también repele a los mosquitos… ya sabéis que yo no me creo nada.
  • Aspidistra: superviviente de portales, pasillos y zonas sin luz, riegas con moderación y pulverizas las hojas y la tendrás hermosa y gigante de por vida. Es la típica que las señoras mayores sacan a la calle cuando llueve para que se rieguen y que viven en esos patios por los que solo entra un leve rallo de luz desde la puerta, agradecida donde las haya, vaya.
  • Clivia: una plantita con flores preciosas y vistosas, le gusta el sol y el calor y soporta los espacios secos así que es perfecta para ti que vives en Madrid, no le gusta el sol directo pero si el sol.
  • Ficus: no iba a ponerlo porque le tengo una manía bestial. Mi tía tenía uno, llegó un momento que aquello era tan enorme que no podía dominarlo en su piso y se le ocurrió que igual yo podría adoptarlo ya que mi piso tenía techos de entre 3,5 y 5 metros de alto, y eso hice. Vivió conmigo unos 4 o 5 años y aunque suene horrible he de reconocer que dejé que fuera poco a poco muriendo. Ocupaba toda la balconada de mi piso, no podías ni acercarte era una pasada de gigante y no había forma de controlarlo por mucho que lo guiase y lo atase, tiene las canas finas así que es complejo, no sé cual era su clase, no sé si era un benjamina o cual era y reconozco que era precioso pero no para un pequeño piso. Eso sí, es fácil de cuidar y si lo tienes controlado y en un tamaño pequeño, digamos que unos 30/40 cm pues es precioso.
  • Helecho: sencillos, vistosos, sirven para una mesa baja o para colgar por ahí, son grandes filtrantes de aire y no pueden ser más sencillos de cuidar.
  • Planta de Jade; una de esas crasas que me gustan a mi, es divina, un poco alta pero no demasiado y tiene un aire, así como… a dinosaurio, a planta que lleva viviendo en la tierra más tiempo que todos nuestros ancestros, vaya.
  • Y una extra, venga: la Bromelia: seguro que la habéis visto mucho, es la típica pequeña de largas hojas con los lados blancos y el centro verde que cuando la cuidas bien le sale una especie de flor roja en el medio, me acabo de dar cuenta de que estas son las que compré yo parejas, la mía es una variedad sin el blanco pero es esa planta. Ahora mismo, que east pasando por un mal momento digamos, la flor roja del centro es más marrón que roja pero he leído que viven unos 2  a 3 años tras la floración, yo la compre florecida y según ponen por ahí la forma en que se está secando es normal, mis bromelias se mueren! y tengo que mirar si hicieron hijos que dicen que suelen ¡a ver si tengo suerte!.
[dt_quote font_size=”small”]Espero que este post tan green os haya gustado, ya sabéis que si necesitáis ayuda para algún espacio de vuestra casa podéis poneros en contacto conmigo tanto en el formulario de contacto como en el email. Puedo ir o…¡quizá solucione vuestro espacio sin salir de casa! ;)[/dt_quote]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.