Reflexiones de fin de año

Menudo año! Reconozco que hacer balance de este 2020 y reflexiones de fin de año va a ser complicado porque parece que todo lo empaña el COVID, pero realmente, si me paro a pensar, en este 2020 han pasado tantísimas cosas! y lo cierto es que para mí el 90% de ellas han sido buenas, quizá incluso el 98% fijaros lo que os digo.

En este año he visto mis sueños cumplidos en una gran parte, he aprendido a quererme más, a no esperar tanto de mi ni de los que me rodeaban, a vivir, slow, tranquila, a mi ritmo, como yo quería y sin fustigarme por hacer, decir o ser como otros querían o pensaban que era, este año me he permitido ser mas YO que nunca.

Ha sido un año tan especial…

Este fue el primer año en EL ASTEIRO pues nos mudamos en agosto del 2019 con la vivienda a medio hacer, el primer año en el que hemos terminado la vivienda (aunque aun falta una sala, el laundry y terminar la sala polivalente de juego de las niñas), el año en que creé mi huerto y en el que hicimos nuestro bonito jardín. Tanto el huerto como el jardín se han quedado inmortalizados en los videos de Youtube JARDINENANDO y HUERTEANDO, por si queréis verlos.

Este fue el primer año de mi mayor en su cole y el segundo unos meses también y la primera vez (y espero que última) que tuvo que estudiar en casa durante casi dos meses.

 

Este fue el primer año de mi pequeña en su guardería y también unos meses del segundo, mi pequeña está tan contenta en su guarde que cuando no va echa de menos un montón a sus amigos, sobre todo a Martín, su compañero incansable de motos.

reflexiones-de-fin-de-año, Mar Vidal, Mar Vidal deco&lifestyle, decoración, fotografía

También fue el año en que pusimos la pérgola y de estrenar el horno con lacones y con panes… que gran cocinero tengo por marido.

Fue el año de realizar proyectos increibles, como la vivienda de Carmen Osorio, que tengo por enseñaros pero de la que ya tenéis colgada su COCINA si queréis verla, además de estar nominada al mejor blog personal en Madresfera y quedar en el podio de las 3 mejores (este año el premio no se vino a casa pero ¡ay el próximo le espero yo!

También fue el año en que lancé mi canal de Youtube el cual no tiene aun muchos seguidores pero si muchas horas de visualización por lo que ya he podido monetizarlo, algo muy necesario para poder pagar todo el gran trabajo que hacemos los que estamos detrás de él.

2020 fue el último año en que saqué LA AGENDA 10, que, posteriormente se convirtió en curso on line con todas las plantillas editables descargables y, ya que estoy, también fue el año en que lancé mi curso on line de orden y deco, participé en mi primer bundle de The Bundle Co. y abrí mi escuela on line que ya cuenta con más de 5 cursos y minicursos, por cierto que si aun tenéis regalos pendientes para reyes podéis regalar conocimiento con un curso en MI ESCUELA.

También fue el año en que escribí mi primer libro, algo corto y que, aunque profundizando, no es al 100% lo que sé que puede llegar a ser, pero es un comienzo en forma de ebook que puedes encontrar en mi tienda on line, se llama ORDENAR JUGANDO, y trata sobre el orden de habitaciones infantiles, cuartos de juego y estudio desde el no hay bebe hasta el adulto que se va de casa. Tuve la oportunidad de ponerlo como primicia en el bundle de ebooks de este invierno y ahora ya está solo disponible en mi TIENDA ON LINE.

Éste fue el primer año en que mi mayor montó en un avión, es una pena que no hayamos podido repetirlo más de esa vez, pero todo se andará.

También fue el año en que fui a la feria de Porcelanosa y donde desvirtualicé por fin a mis amigas Jenny Coco Chic, Miriam Mimesis y Estelamaca. Y fue el año en que salí unas cuantas veces tanto en prensa escrita como digital en la revista EL MUEBLE, en blogs técnicos como los de CODIS y BATHCO y hasta en las cuentas de instagram en videos para PORCELANOSA y NOKEN. De hecho, hoy mismo me ha llegado la revista de El Mueble de enero 2021 y hay un articulo mío en exclusiva de ¡dos páginas completas! es un gran honor estar entre los referentes de Orden de una revista tan prestigiosa.

reflexiones-de-fin-de-año-mar-vidal-y-estela-maca

Este fue el año en que fui ponente y hablé sobre emprendimiento y productividad en el congreso de AOPE, en Woman Rocks y en comunidades de mujeres y el año en que dí cursos en la Camara de Comercio de Gijón enseñando sobre productividad a comerciantes locales.

Fue el año en que fuimos a Andorra a esquiar con mi familia y en el que mi sobrina me dejo claro que estaba haciéndose mayor y que podía esquiar no solo igual que nosotros sino mejor aun!!

Fue el año en que fui a Barcelona a un evento de Extraordinaria, comunidad de la que soy parte desde el 2019, primer y único evento del año, que pena, yo que estaba empezando a cogerle el tranquillo… a ver si en el 2021 podemos hacer todos los que nos faltaron este 2020.

Esta comunidad, este año, me dio algo impagable, un grupo de amigas que estarán en mi corazón para siempre, un grupo de compañeras de fatigas, de sueños, de ilusiones, de ambiciones, un grupo de cracks con el que crezco cada día y del que aprendo una absoluta barbaridad.

Este fue el año en que di una cena Adivina en mi casa, con Silvia y con Carmen Osorio como invitada y de la que no me olvidaré nunca, no solo por la maravillosa experiencia sino por los amigos encontrados y porque fue la ultima oportunidad de juntar grandes grupos de gente pues, una semana después entraríamos en estado de alarma en toda España y pocos días después nos confinarían durante 40 días en nuestros domicilios. (fueron 40? ya no lo recuerdo, parece tan cercano y la vez tan lejano…)

También fue el año en que renové mi acuerdo con la radio del Principado de Asturias donde estoy todos los miércoles de 12:30 a 12:50 como colaboradora hablando sobre orden, decoración y lifestyle en La Radio es Mía y el año en que volví a salir en la televisión del principado, la TPA.

Fue el año en que tuve que decidir que quería que fuese mi negocio y en el que tome varias medidas que cambiaran TODO.

Fue el año en que dejé de ser La casa de Mar para ser Mar Vidal · Deco & Lifestyle y MV Interiorismo, en que mi sociedad paso a llamarse MV Interiorismo Residencial SL, el año en que me hice mayor. El año en que creé la nueva imagen de Mar Vidal marca personal y que creamos la marca y la esencia de MV Interiorismo y su web, el año en que, tras mucho buscar, mucho leer, estudiar y, sobre todo, mirar hacia adentró, descubrí que yo no vendo cosas, sino que creo un estilo de vida, slow, productivo y con hogares románticos, acogedores y sutilmente elegantes.

Fue el año en que mi linea de la vida que es una espiral pasó del 2020 año 2022 directamente con facturaciones muy por encima de lo estimado para este año y con un equipo que pasó de 1 persona, yo, a más de 8 entre internos y colaboradores y externos. Poco a poco, sin prisa, pero sin pausa. De hecho llega momento de volver a parar y eso pasará en marzo, en ese mes pararemos todo para dedicarnos a un proyecto interno importante que hará que seamos más eficientes, más rápidos y más rentables. Así que si estás pensando en realizar un proyecto de interiorismo conmigo y con mi equipo te recomiendo que corras porque la próxima fecha abierta es ya para abril.

Este fue el año en que Lucia, mi mayor, aprendió a nadar sin manguitos, lo desarrolló y ahora es una nadadora incansable. También fue el año en que mi bebé Leli se hizo niña y el año en que nos sentamos a ver que hacia tan especial a mi mayor y descubrimos que tiene altas capacidades. Fue el año en que yo descubrí que era Multipotencial y que tenía altas capacidades, eso si, nada comparado a mi mayor, que me vapulea el CI como en 24 puntos. También fue el año de empezar a pensar que hacer con ellas, donde irán, juntas, porque siempre irán juntas allá donde vayan. Año de reflexionar mucho y ver los pros y los contras de las decisiones que tenemos que tomar, que son difíciles y de las que no estamos aun seguros, decisiones que marcarán nuestro futuro incierto y cercano y que nos cuesta tomar.

Fue el año de ver como mi sobrina pequeña se convertía en una adolescente y de como mis sobrinos mayores se hacen adultos, fue el año de ver que te estás haciendo, no mayor, pero si más adulta, más consciente de todo, más reposada y más cabal, el año de tomar en serio y con determinación aun más si cabe todas las decisiones que tomamos en familia, el año de empezar a arreglar La Villa, de poner nuestra casa de Puerto de Vega en venta, de terminar proyectos y comenzar unos nuevos, de poner sobre la mesa lo que no va bien, lo que si, y lo que queremos del futuro.

El año de sentirnos super afortunados de habernos mudado al campo, a una casa grande, con jardín infinito en una parroquia rural de menos de 5.000 habitantes donde mis hijas pasaron un confinamiento nada confinadas, donde la naturaleza nos acompañó cada día de una forma espectacular, donde el sol y el buen tiempo nos ayudaron a trabajar 14 horas diarias para que los negocios no solo no parasen sino que fuesen más rentables y para no decir aquello de «vaya año de mierda, que se termine ya» sino aquello de «ha sido uno de los mejores años económicamente, profesionalmente y personalmente, de mi vida». Y si, se que quizá para ti no es así, pero hay que ser coherente con uno mismo y con lo que elegimos para nosotros, yo tengo todo a 20 minutos en coche, tengo una wifi de caca que me hace la vida mas dura y tener que tirar de personas que realmente, con una banda ancha, no necesitaría, pero a cambio tengo un huerto al que ir a buscar espinacas para el almuerzo, unas zanahorias recogidas en él, un descanso en la terraza al sol de invierno y un jardín en el que perderme. No tengo ni una tienda donde comprar pan caminando o cerca realmente, pero tengo un panadero que pita de la que pasa y que, si estas atenta, puedes ir corriendo a ver si lo pillas para comprarle una barra de pan y tengo un telefono para hacer compras on line y unas niñas con una piscina en la que nadar y una colchoneta en la que quemar su energía extra. Me siento tremendamente afortunada porque yo he vivido un confinamiento que ni se le puede llamar así, porque ademas soy una persona algo ermitaña a la que le cuesta salir y ver a gente, lo que se agrava con el COVID pero que fue ideal cuando estábamos confinados porque no necesitaba una excusa para no salir de casa.

Este fue el año, sin embargo, en el que volví a ver a amigos que hacía mucho que no veía, y a los que quería con locura en el pasado, me alegro que haberlos vuelto a encontrar en el camino y que sean parte de mi vida.

Este fue el año en que mi niñera pasó a ser mi mano derecha no solo en casa sino también en el estudio, que gran descubrimiento y que pena me dará dejarla marchar cuando ella decida que es el momento. También fue el año en que mi hice mi primer #shootingdemarcapersonal con Pau Amoretti en estilismo y Remisdoor tras el objetivo, algo que le recomiendo a todo el mundo y que ha supuesto un antes y un después en mi estética profesional.

Fue el año en que todo mi esfuerzo de sembrar se vio recompensado y estoy recogiendo frutos, feliz, serena, relajada y aprendiendo cada día un poquito más.

Este fue el año de descubrir Gijón, sus playas, sus montañas, de hacer excursiones por la zona y de disfrutar lo que las zonas cercanas a nuestra vivienda tenían para nosotros.

Fue un año triste sin fiestas pero feliz por la cercanía de la familia y los amigos, mas unidos todos que nunca.

Fue el año en que descubrí la marca de productos naturales Ringana y que, me gustó tanto, y me siento tan bien utilizándolos, que decidí hacerlo parte de mi negocio y venderlos también bajo mi marca personal. Por cierto que si no sabes lo maravillosa que es esta marca tienes que pasarte por mi página RINGANA para conocer mis imprescindibles.

Este fue el año de salir en el perfil de Extraordinaria pero también en muchos otros, hablando de decoración, de orden, de planificación y productividad y hasta es el año en que saqué mi PODCAST donde hablo de todos estos temas y de todo lo que pasa por mi mente, si no has escuchado ninguno, pasa por MI PAGINA DEL PODCAST que allí puedes elegir escucharlo en el reproductor que más te guste.

Por supuesto fue un año de aprender, porque ya sabéis que yo, si no aprendo cosas nuevas cada año, me siento muerta, este año aprendí sobre negocio lo que no está escrito, estoy haciendo un máster, tengo cursos pendientes que se que me darán mucha visión y tengo un montón de planes para el 2021 relacionados con mi profesión y mi pasión.

También fue el año de cumplir propósitos y de dejar otros para el año entrante, pero sin fustigarme, sintiendo que no era el momento, no de tirarlos a la basura, sino de posponerlos para otro momento.

Llega el día en que debemos sentarnos y dedicar unos minutos a mirar hacia atrás y ponerle una puntuación al año personal, profesional, social y familiar y de ponérnosla a nosotros, no con el fin de hacernos daño sino con el de aprender, mejorar y ser realistas con nosotros mismos y con lo que esperamos del año que entra ya.

[dt_quote type=»pullquote» font_size=»normal» background=»fancy»]Os deseo una maravillosa salida y entrada de año, poner toda la carne en el asador reflexionar, mirar hacia atrás y mañana ¡a por esos propósitos!

 

[/dt_quote]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.