Saltar al contenido

La importancia de la rutina del sueño

Desde que soy independiente tengo muchas rutinas, algunas las he ido cambiando o adaptando con los años y otras se mantienen tal cual desde hace muchos años, por ejemplo siempre bebo agua antes de dormir y siempre leo aunque solo sea unas lineas de un libro de narrativa para dormirme, son cosas que hago cuando me acuesto a las 00:00 o cuando lo hago después de salir de fiesta a las 4 o las 5 de la mañana, algunas veces leo más y otras leo menos pero siempre, siempre leo.

Por ese motivo desde que BabyLucia iba a venir al mundo tuve claro la importancia de las rutinas del sueño y que tendría con ella rutinas muy concretas que intentaría que no cambiasen mucho dependiendo de las circunstancias (si estamos de cena por ahí, si salimos a dar una vuelta nocturna, si está durmiendo a casa de los abuelos…)

Siempre hacemos lo siguiente: antes de la cena le pongo el pijama, nosotros nos duchamos/bañamos por la mañana excepto los domingos así que quitamos el “modo baño on” de la rutina nocturna.

Cenamos, ya sea teta antes, biberón hace unos meses o biberón con cereales y lo que cenemos papá y mamá ahora.

Tras la cena le dejo unos minutos de esparcimiento siempre y cuando la vea tranquila, si veo que tiene sueño va directa a la cama sino le dejo unos instantes, pocos, máximo  minutos porque después de cenar tiene sueño y se empieza a poner nerviosa y un niño con sueño y nervioso tarda mucho más en dormir y encima despierta antes.

Luego a la cama, habitación en modo penumbra y escuchador con luz, y la pera o la nube iluminadas (depende de la casa) que nos da la buenas noches.

Cambio de pañal y a la cama con “conexo” un doudou con cabeza de conejo y brazos que le gusta tanto que tuve que comprarle uno para cada casa y otro para llevar conmigo porque sin él no hay quien la duerma (bueno, ultimamente muselina pequeña va igual de bien)

Yo le voy quitando luces poco a poco, primero nos despedimos de pera o nube y la apago así que solo nos queda la luz del escuchador en modo fuerte (tiene dos posiciones)

2016-06-01 08.33.07-2

Luci tiene un escuchador sencillo de Chicco que le regaló su abuela paterna, es de los que solo escuchan no tiene cámara, personalmente me parece un robo lo que cuestan los de cámara y yo no veo la necesidad de usarlo, ya os diré cuando empiece a andar y decida hacer escalada noctura si estoy igual de contenta con este, pero por ahora, este es lo necesario. Tiene para hablar por el otro lado, luz con dos posiciones de intensidad que si quieres se va a apagando sola y también nanas, incluso puedes enchufarle un mp3 para que reproduzca lo que tu quieras aunque yo solo el escuchador y la luz. La parte que te llevas contigo te mide la temperatura de la habitación y tiene alarmas programables por si tienes que dar una medicina o algo así, eso no lo uso tampoco, al menos de momento. Como es muy compacto lo ando paseando de casa en casa así que solo tengo uno.

Cuando apagamos a nube o a pera la tapo y le canto una canción de cuna inventada con musica de cancion de cuna de toda la vida, llevo cantándole esa misma canción desde que nació ya cuando la metía en la minicuna así que ella es oir la primera estrofa y ya se relaja muchisimo y antes de terminar suele quedarse dormida, es como que asocia la canción con la hora de sueño noctura y la tranquiliza (bueno los que la conocéis ya sabéis que es muy tranquila ella de por sí)

Esta es la canción de cuna de Lucía que hace que todo cobre un cariz de relajación y descanso.

“Duérmete niña, duérmete ya, que viene Curro y te lamerá.

Duérmete niña, duérmete ya, que viene Tazi y te pisará.

Duérmete niña, duérmete ya, que viene mami y se enfadará.

Duérmete niña, duérmete ya, que viene papi y protestará.”

Son cosas que pasan, son reales, Curro Jimenez es el rey del lametón, lame hasta los pies de las señoras con sandalia en los pasos de peatones, jaja, Tazi es un poco acelerada así que si te despistas, ahora ya menos porque es más grande, la pisa al pasar y nosotros… bueno, yo tiendo más al enfado y maridin a la protesta así que está bien traída.

Se la canto veces cada vez más despacio y más bajíto, la primera con luz, la segunda con la luz más suave (las luces del escuchador) y luego las dos últimas ya    sin luz. No he tenido en 7 meses que tiene ni una sola noche mala, puede estar repu, llorosa, incómoda, pasada de vueltas, que cuando le canto esto se queda como una malva.

Cuando sea más niña incorporaremos un cuento también a nuestra rutina pero por ahora esto hace que todo vaya rodado. Lo más cachondo es dejarsela a mi madre o a mi hermana y que ellas también le canten, misma canción, distintas voces, mismo resultado, malva y dormida.

Otra cosa que se olvidaba contaros es que yo la dejo dormir como ella quiera, desde que la pasé de la minicuna a la cuna ella elige como duerme, esta temporada duerme destapada y boca abajo, luego a las 00:00 cuando me subo a la cama paso por su cuarto a taparla y darle un beso que me encanta porque está como una roca.

[dt_quote font_size=”normal” background=”fancy”]Pues esta es nuestra rutina nocturna para dormir a Lucia, ¿vosotr@s tenéis una, me la contáis?

Nos vemos por aquí mañana y entre medias nos vemos en facebook, twitter e instagram!

Te gustó la entrada? Coméntala y compártela![/dt_quote]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.