UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio

Un baño para relajarse

Buenos días y bienvenidos a mi casa. Hoy os abro las puertas de mi baño principal en el que podría pasarme horas y horas disfrutando de su gran bañera y de sus vistas a la costa asturiana.

Poneros cómodos y ¡vamos a ello! entramos en un baño para relajarse.

En este baño vamos a usar una decoración basada en dos tonos con puntos concretos de variación, concretamente es blanco y chocolate y mezclo pequeños toques de beige con cestas, una bandeja de bañera y una alfombra.

Baño principal

UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio
UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio

Como ya os comenté en el anterior post sobre mi casa de vacaciones en Puerto de Vega, el que se refiere a la habitación principal, realicé una reforma en toda la planta superior de la vivienda haciendo un espacio para maridin y para mi compuesto de 3 estancias, una amplia habitación con vestidor, un baño y una sala de estar con chimenea.

Hoy os traigo el baño, al que dediqué 1/4 parte del espacio, algo así como 10 m2.

Lo primero que me encuentro es un problema, maridin no quiere tener que agacharse y los techos de casi todas las zonas de esta planta son abuardillados y en algunos puntos bastante bajos, además. Por ello distribuyo el espacio en zonas sin necesidad de agacharse y zonas con necesidad.

Vamos con una vista general, como tenía espacio de sobra la puerta la cogí como las del resto de la casa (más menos, no había el mismo modelo pero es muy similar), no la puse tabiquera como en la habitación principal ya que el espacio en el que iba no me estorbaba y necesitaba el tabique en el que debería ir para poner el mueble.

Se divide el baño en 4 zonas, la ducha, la bañera, el mueble lavamanos y la zona de inodoro. Además de dejar espacio de almacenaje.

Elegí un porcelánico de Apavisa para el suelo, una casa española que tiene muy buen producto a un precio muy razonable, en este caso un modelo que imita madera oscura en medida 60×20 que me encantó para contrarrestar con todo el blanco de sanitarios y paredes.

En un principio sólo alicaté la zona de la ducha, con otro modelo creo que de la misma casa en blanco nuclear de medida 40×60 y rematé los lados con un remate en acero pulido, aunque al final aproveché que me sobró material para alicatar la zona del inodoro porque seguía la línea natural de la ducha y quedaba mucho mejor.

El resto de paredes las pinté con pintura plástica brillo en blanco y la zona de salpicaduras del mueble del baño lo realice con una pieza del mismo sirestone que usé para la encimera.

Elegí un mueble de baño realizado a medida con una pátina de madera que parece antigua, en tonos grises y marrones y blancos, la encimera es de sirestone blanco y los senos también blancos no recuerdo de que casa son pero imagino que Gala.

Los monomandos los elegí rectos porque odio los típicos redondeados que siempre ponen en los pisos de obra, estos son muy delicados, algo sucios, no nos vayamos a engañar. Pusimos los senos encima del mueble y no dentro para tener una buena supeficie de almacenaje encima, la cosa es que a mi me da la sensación de que cuando esta todo a ras las cosas se terminan precipitando en los lavabos y así me siento más segura.

El mueble tiene 4 cajones, dos de ellos con hueco en medio para librar los sifones de salida de agua. El espejo, realizado a medida para el espacio es liso y laso, no podía permitirme nada con marco pero la verdad es que el mueble tiene tanto peso visual que el espejo le habría quitado protagonismo.

Elegí una luz cálida de una bombilla para el centro del espejo, lo suyo habría sido poner dos pero el techo ya en el centro de esa zona comienza a bajar así que no cabía la posibilidad, además puse dos puntos de luz alógena en el techo en linea recta a la puerta.

Si tengo que ponerle un fallo a este baño es la iluminación, es austera y no funciona muy bien para quitarse los pelitos de las cejas ¡jaja! pero bueno, tampoco podía hacer mucho más con esos techos.

UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio
UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio

Para concluir un poco en general puse un plato de ducha blanco y casi sin juntas de 140 x 80 con mampara y tres baldas realizadas con el mismo sirestone blanco que la encimera pero más fino. Aproveché que tenía ese hueco como de columna para dejar ese espacio de baldas en la ducha que nos hace muchísimo servicio.

Seguido al mueble del baño coloqué un radiador toallero en tono marrón chocolate, el mismo del suelo y de las vetas del mueble, no da mucho calor pero al menos las toallas están calentitas 😉 yo tenía un cubo de lavandería de Cuver que era marrón chocolate y lo coloqué entre el toallero y el mueble, no fue a propósito pero queda justo y perfecto.

Los accesorios del mueble son todos blancos (bandejas, dispensador de jabón, palillero y cubo para pasta de dientes) menos una cesta de mimbre que tengo con las cosas del pelo. Odio tener botes por ahí posados, los botes posados dan sensación de desorden y de suciedad, os recomiendo encarecidamente que metáis todos vuestros botes de cosas en cajas, no tienen que ser muy altas o con tapa pero la sensación ya os digo que va a cambiar como de la noche al día.

Los accesorios para el papel higiénico, la toalla de lavabo (que pusimos en el lado del mueble) y dos perchas para las toallas de la ducha los elegí en blanco en formas rectas y en porcelana, -seguro que se acuerda Carmen, la chica que me tiene la casa como los chorros del oro del primer día del baño, resulta que dejaron mal colocado el toallero y al ir a limpiarlo se calló y se rompió por la mitad, aun me acuerdo de su cara diciendo ¡se me rompió el toallero y estaba recién puesto, ¡vaya forma de estrenar la casa!- con esto os quiero decir que son muy delicados, si están bien anclados no pasa nada pero si buscáis piezas de porcelana tener en cuenta que lo estén para no llevar sustos desagradables.

Además puse una alfombra de esas simplonas de Ikea en tono tierra para cuando sales de la ducha. Además puse otra alfombra en tonos blancos y beige en rallas en la zona de la bañera, es la que más usamos porque es muy grande y está orientada como la bañera lo que creo que le queda genial al conjunto.

Como dice mi hermana «tienes un baño muy silencioso» y esto es porque la tapa del inodoro la cambié por una de las que retraen con calma, sin golpazos, lo mismo ocurre con los cajones del mueble del baño e incluso con la papelera, me encanta esa sensación de estar haciendo cosas pero no tener portazos, esto también pasa en la cocina y, cuando ahorre un poco pasará en el inodoro de abajo y en el de babylucia porque odio que suene «plonck» si no tienes cuidado al bajar la tapa.

Por cierto que la papelera, un modelo muy pequeñito que me quedaba perfecto entre la ducha y el inodoro es de polipiel blanca, para seguir con esa gama de colores chocolate-blanco.

Las cortinas, tuve que meter un modelo de bandalux algo especial porque son las mismas ventanas que las de la habitación principal y recordar que son con forma de triángulo por arriba, puse unas cortinas marrón chocolate en lino fino, dejan pasar bien de luz pero no se te vería desde afuera.

UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio
UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio

El inodoro es un modelo Gala recto, es de los que van totalmente pegados a la pared, no queda hueco ni hace forma, es totalmente rectangular y pegado, nos dio muchísimos dolores de cabeza porque en principio no lo pusieron bien y perdía siempre pero ya está totalmente arreglado gracias a mi fontanero preferido.

Como queríamos una «seta» en la ducha (lo que veis en la imagen) y no queríamos el jaleo de hacer toda la instalación por dentro de la pared elegí un modelo sencillo de roca con los tubos a la vista, es barato y super útil, por lo menos para mi que estoy acostumbrada a ducharme en el gimnasio sin usar las manos para agarrar la alcachofa, así tienes las dos manos para acicalarte y echarte tus potingues bajo la ducha sin tener que andar posando la ducha cada poco. No es una seta muy grande pero es que eso va según precio, a más grande, más cara y de todas formas tienes que contar con una cosa: ¿tu te echas champú y luego te enjabonas? pues seguramente querrás que el champú se quede en tu pelo mientras ¿no? para lo cual, si tienes alcachofa de ducha la posarás y si tienes seta tienes que salir de su radio de influencia para que no te caiga el agua encima así que si tu seta es casi tan grande como tu ducha tendrás que cerrarla y eso es precisamente lo que yo evito, me aparto y listo, porque la seta ocupa un poco menos de la mitad del plato de ducha.

La bañera es un mundo aparte, quería si o si una bañera, a mi me encanta bañarme y con la que tenía en Gijón… bueno, los que me habéis visto fisicamente ya sabéis que no soy bajita precisamente y necesitaba una bañera en la que cogiera entera, sin tener que sacar los pies o la cabeza, sino poder meterme entera en ella sin doblar las rodillas. Las bañeras exentas son caras y las que no son super caras son feísimas, yo me conformaba con un modelo de lo más sencillo -porque mi economía es la que es- pero tenía que ser bien grande y tras darle un millón de vueltas por fin la conseguí en Amado Salvador, al que compré también el plato de ducha. Os digo que fue una lucha increíble, pensé que no encontraría una bañera a un precio razonable.

¡Pero apareció! lo que apareció en la misma tienda y que, por supuesto, debía ir aparejado a la bañera exenta era un grifo exento, no quería pegar la bañera en la pared y además quería ponerla en ángulo con la ventana porque allí, al fondo, tengo vistas del puerto de Puerto de Vega y de una parte de la senda costera así que puse la bañera como «torcida» para poder ver desde dentro esas maravillosas vistas.

Para colofón estos reyes maridin me compró la bandeja de teca para ella, es extensible así que se adapta a cualquier bañera y tiene atril, aunque yo no lo uso como tal necesitaba un espacio donde dejar mis potingues de la bañera sin ser en el quicio de la misma, donde peligraban.

Para rematar el almacenaje puse dos muebles y estoy pendiente de otro. Los dos muebles son un carrito en marrón chocolate con 2 baldas y espacio arriba al que llené de cestas para meter mis útiles como por ejemplo los esmaltes de uñas, lo de depilación o los productos de hidratación que no utilizo tan a menudo, así esta todo ordenado y recogido. En otra que son dos cajas de madera de pino teñidas de marrón chocolate unidas y con ruedas puse una cesta con los patitos de bañera de babylucia -que se baña siempre conmigo los domingos-, una botella de agua para regar las plantas de las ventanas y toallas.

Estoy esperando para comprar un zapatero marrón chocolate para la zona de la derecha de la ventana, ahora tengo dos cestas de esparto pero necesito ponerlas sobre algo que no sea el suelo y además tenemos muchas zapatillas de deporte que ahora que vivimos en Pto. Vega necesitan estar ordenadas y no posadas en el suelo.

UN-BAÑO-PARA-REJALARSE, deco, interiores, decoración, baño, baño principal, arquitectura, mar Vidal, la casa de mar, interiordesign, persistencia o cambio

Notas de estilo

Carrito marrón de Ikea. Cajas de madera unidas de Westwing.

Mueble del baño comprado en Aguamanil en Gijón -mi tienda de referencia para todo-, así como el espejo, la luz puntual, la mampara, los monomandos, los accesorios de toallas y papel higiénico, la papelera, la seta de ducha y el inodoro. También de allí salió el alicatado de apavisa.

 

Las alfombras, la pequeña comprada en Ikea y la grande en Westwing, mismo lugar de donde saqué los complementos cuadrados en porcelana para poner sobre el mueble del baño.

El sirestone salió de un marmolista, lo tienes en cualquiera aunque también en tu tienda de baños.

El plato de ducha, la bañera y su grifería las compré en Amado Salvador, un centro muy recomendable.

[dt_quote font_size=»small»]La nota de «tripas» la pone un expulsor de aire eléctrico que colocamos en la pared hacia la calle, la obra fue muy sencilla, yo me esperaba un problema, es eléctrico, como os digo, puse una llave para accionarlo donde las llaves de la luz y me saca el vaho del baño casi instantáneamente cuando lo accionas.[/dt_quote]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.